top of page

FESTIVAL DE LA VENDIMIA 2023

La vendimia es nuestra época del año preferida, porque es cuando las bodegas se llenan de vida y es el nacimiento de una nueva cosecha, donde se manifiesta el trabajo de todo el año.


Este año, otra vez formamos parte de este momento único de dos maneras, diurna y nocturna, y fuimos testigos de cómo se fueron gestando los nuevos vinos 2023.


La actividad diurna se llevó a cabo el sábado 4 de marzo en Bodega Pizzorno, una bodega familiar con más de 100 años de historia en nuestro país. Hoy, la tercera y cuarta generación trabajan juntas en la bodega, que cuenta con 21 hectáreas de viñas cultivadas con 12 variedades distintas de uvas.


Al llegar, fuimos recibidos con ricos vinos y empanaditas. Luego realizamos un tour por la bodega y almorzamos en su recientemente renovado restaurante, mientras esperábamos a que parara la lluvia.


Más tarde, el cielo se despejó y la vendimia comenzó. Cosechamos nuestras propias uvas con tijeras, aprendimos a medir el nivel de azúcar y luego las pisamos al son de la música. Fue una experiencia inolvidable.


Agradecemos a nuestros anfitriones: Lucio, Joaquín y todo el equipo de la bodega por recibirnos con tanta dedicación y cariño.


La actividad nocturna se llevó a cabo el viernes 10 de marzo en Bodega Artesana, una bodega encantadora ubicada en la región de Las Brujas, a 35 km de Montevideo. Creada en 2011 y dirigida por mujeres, se centra en la producción de vinos finos, con énfasis en la variedad emblemática del Uruguay, Tannat. Además, es la primera y única bodega en el país que produce Zinfandel, y también produce otras variedades como el Cabernet Franc y Merlot.


Al llegar fuimos recibidos por Analía, su directora junto con el enólogo de la bodega, que nos esperaron en su increíble deck con vista al viñedo, con vinos bien fríos y deliciosos bocados.


Con una increíble ambientación musical y el cielo ya comenzando a oscurecer, fue un momento mágico que nos iba preparando para comenzar nuestra cosecha nocturna.


Hicimos un tour por la bodega y enseguida nos dirigimos al viñedo, con nuestras linternas de cabeza y tijeras en mano a cosechar nuestras propias uvas, que luego pisamos al son de la tarantela.


Y luego de trabajar tan duro, por supuesto llegó la recompensa, una riquísima cena acompañada de los vinos más icónicos de la bodega. Para cerrar la noche, tuvimos DJ en vivo que no dejó a nadie sentado y bailamos sin parar por un largo rato.

Fue una aventura de principio a fin, en una noche de verano estrellada, con la mejor compañía, excelente gastronomía y vinos exquisitos. Además, los sorteos de siempre, risas alegría y baile... ¡Imposible pedir más!


Muchas gracias a nuestros anfitriones Analía y su equipo de la bodega, que nos recibieron con tan lindos detalles. Siempre es un placer visitarlos.


Y como siempre, gracias totales a los amigos que nos acompañaron en ambas ediciones, agotando los lugares en poquitos días.


Sin ustedes, nada de esto sería posible. GRACIAS.


Hasta la próxima vendimia!


Fotos: Tavis Davidson

28 views0 comments
bottom of page