FIN DE SEMANA DEL ENOTURISMO EN CARMELO, LA TOSCANA URUGUAYA.

El pasado fin de semana se celebró el Día Mundial del Enoturismo.

Nosotros lo celebramos en la Toscana uruguaya: Carmelo.

Desde hacía mucho tiempo planeábamos este viaje, así que con mucha alegría lo disfrutamos de principio a fin.



La primera bodega que visitamos fue Bodega Zubizarreta.

Esta bodega la visitamos por primera vez y la hemos elegido por su autenticidad.

Si bien sí está enfocada al turismo, la calidez humana y las historias de vida que tienen las personas que la llevan adelante, valían ser conocidas.

Es perteneciente a una familia de origen Vazco que ya lleva 3 generaciones en nuestro país.

Allí nos recibió Mariela Zubizarreta junto a su familia y con ellos compartimos historias, vinos, una rica picada con quesos de la zona y sushi en el viñedo.


Nuestra segunda parada fue en Bodega El Legado.

Su nombre, El Legado, responde a que Bernardo Marzuca y su familia, volvieron a comprar los viñedos familiares y transformaron este rincón de Carmelo su propio sueño.


Fuimos recibidos por la familia y su staff que nos esperaban con una mesa larga

hermosísima. Nos sentimos una gran familia junto a ellos.

Recorrimos las hermosas instalaciones y el viñedo para luego almorzar todos juntos, acompañado de sus vinos, incluso la última novedad, su blanco Viognier.


Esta bodega boutique ofrece al visitante un entorno único, un edificio cuidado, confortable, la calidez de sus dueños en la atención personal y vinos exclusivos.

Todo esto hace que sea una visita obligada para todo aquel que recorra la Ruta del Vino de Carmelo.


En definitiva, es una bodega con un encanto que enamora, algo que es difícil de transmitir porque hay que vivirlo!!


A la tardecita nos dirigimos al Puerto Camacho.

Allí nos esperaban dos embarcaciones para navegar durante una hora por el Río de la Plata.

Para hacerlo aún más perfecto, a bordo disfrutamos de una picada con productos de Narbona, que hicieron la base para degustar una serie de espumosos híbridos, producidos por Bodega Narbona en base a mostos de uvas y cerveza. Toda una novedad que fue explicada al detalle por Valeria Chiola, la propia enóloga de la bodega, que se sumó a nosotros a bordo.


Al retornar de la embarcación, cenamos en el restaurante Basta Pedro, frente al río, también acompañado de vinos de Bodega Narbona.

Así culminó nuestro sábado, que no pudo ser mas perfecto, hasta el clima estuvo de nuestro lado!


Al día siguiente, luego de un buen descanso, nos dirigimos a Bodega y Olivares El Quintón.


Ubicada en Colonia, a pocos kilómetros de la localidad de Tarariras, es una bodega y planta de aceites de oliva bastante reciente en nuestro país, de capitales argentinos, con instalaciones de última generación.

Es la única bodega del Uruguay especializada en la producción de Malbec y ya ha recibido varios premios internacionales con ellos.

Allí fuimos recibidos por Martín Chivetti, agrónomo encargado del proyecto y Facundo, uno de nuestros increíbles anfitriones.

Durante casi 3 horas recorrimos sus viñedos y plantaciones de olivos, bodega y Almazara.

Fue tan interesante que el tiempo pasó sin notarlo!


En la Almazara, se procesan sus 64 hectáreas de olivas (así como también reciben olivas de otros establecimientos para prestar este servicio). Allí degustamos sus tres variedades de aceites, también aceitunas y quesos de la zona.


Luego recorrimos la bodega, donde todo está pensado en función de obtener lo mejor de sus 7 hectáreas de viñedo, el cual está enfocado casi en su totalidad en la producción de Malbec.


Luego en la casona principal degustamos sus 4 vinos junto a una riquísima picada para almorzar más tarde y seguir disfrutando sus vinos. También todos juntos en una gran mesa, nos atendieron como reyes y nos hicieron sentir en familia.


Hoy quedó demostrado que el Malbec uruguayo puede ser tan bueno o mejor que el argentino. Será porque está producido por argentinos pero en Uruguay? Esa combinación perfecta tal vez sea el secreto. Tendrán que comprobarlo ustedes mismos.


Muchas gracias a todos nuestros anfitriones durante este fin de semana. Realmente nos hicieron sentir únicos, se notó toda la dedicación y cariño con que prepararon nuestras visitas.

Y fundamentalmente les queremos agradecer a los amigos que nos acompañaron y lo hicieron perfecto, con su buena energía, alegría y generosidad.

Ellos son quienes le ponen la magia a todos nuestros encuentros.


Fue un fin de semana lleno de momentos inolvidables que esperamos poder volver a repetir muy pronto.

Salud!

29 visualizaciones